lunes, 3 de mayo de 2010

INTRODUCCION

En el presente artículo se definirá el concepto y la formación de la autoestima en el niño y la niña y la relación directa que guarda con el buen trato durante el proceso de crianza.

EL BUEN TRATO




Define el trato como acción y efecto de tratar y, a su vez, tratar se define como comunicarse, relacionarse con un individuo en nuestro caso, con los niños. El buen trato se inicia desde que la pareja logra una gestación que ha deseado intensamente. Luego durante todo el proceso de la gestación, la vincu¬lación afectiva es creciente y motivada, entre otras vivencias, por la percepción de los movimientos fetales y el vehemente deseo para que el proceso de la gestación llegue a feliz término

VIDEO

video

UNA FUNCIÓN FUNDAMENTAL


La alimentación materna en el sentido de que, fuera de las grandes bondades nutricionales que aporta al niño, fortalece, ¡y de qué manera!, el proceso de interacción afectiva madre-hijo. Tienen también particular importancia en este período el arrullo y las caricias que se le brindan al niño por parte de sus padres en estas edades tempranas y que se constituyen en elementos fundamentales para la confianza básica del niño, que lo lleven al crecimiento y maduración, gracias a los adultos significativos que lo rodean, lo aman y lo protegen. Este será el embrión inicial en la formación de la autoes¬tima en el niño.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima se define como lo que cada persona siente por sí misma, su juicio general acerca de sí. Expresa una actitud de aprobación o desaprobación (alta o baja autoestima) e indica en qué medida el individuo se siente capaz, digno y exitoso. Es pues, un juicio personal que se expresa en actividades del individuo hacia sí mismo.

LA AUTOESTIMA


Que la autoestima actúa como el sistema inmunológico de la conciencia, dándole resistencia, fortaleza y capacidad de regeneración. Cuando la autoestima es baja, disminuye nuestra resistencia frente a las adver¬sidades de la vida. Es necesario aclarar que la autoestima posi¬tiva es algo totalmente diferente a las actitudes de engreimiento y arrogancia, que indican, en la mayoría de los casos, un gran nivel de inseguridad que acompaña usualmente a la autoestima baja. El estudio científico de la autoestima cobró fuerza desde el decenio del ochenta, cuando empezaron los trabajos científicos sobre el tema y se crearon institutos dedicados a su estudio y perfeccionamiento.

¿CÓMO NACE LA AUTOESTIMA?


Nadie llega al mundo con un sentido del valor propio. El recién nacido no es un producto acabado, depende de los demás para sobrevivir, necesita alimento, protección y amor y reconocimiento que se expresan normalmente mediante el contacto físico y las expresiones verbales. El niño nace sin sentido del yo, aquel núcleo limitado, coherente y lúcido de la personalidad, que sirve de barrera entre el ello, fuente de las pulsiones, y el mundo exterior. El desarrollo del amor propio se produce por la interacción entre el temperamento innato del niño y las fuerzas ambientales que reaccionan a este. La autovaloración se aprende en la familia.